domingo, 13 de febrero de 2011

Suspenden prueba docente  

En San Juan de Lurigancho capturan a tres maestros con preguntas del examen. 

El titular de Educación solicitó cárcel efectiva para los maestros que sustrajeron la prueba y anunció que la evaluación se realizará el 27 de febrero. 

betinforma.- Los profesores Luis Pedro Hernández Quispe, Mónica Jovita Tapia Alarcón y María Yovana Cabanillas Reyes,  fueron sorprendidos y detenidos por efectivos de la Policía Nacional del Perú, en San Juan de Lurigancho, cuando comercializaban las preguntas del examen para nombramiento de docentes en el primer nivel de la nueva Ley de la Carrera Pública Magisterial (CPM). La intervención se realizó a las 01:35 horas de la madrugada en el paradero 5 de la avenida Huáscar, siendo detenidos los tres profesores quienes tenían una copia de la prueba original. El hecho provocó la suspensión del examen. 

El Ministro de Educación, José Antonio Chang Escobedo, solicitó cárcel efectiva para los tres maestros " yo diría facinerosos, que han sustraído la prueba y que ponen en tela de juicio que esta prueba sea imparcial y que recoja los resultados de los mejores maestros, dijo en una conferencia de prensa ofrecida en su despacho,.“Estos señores han puesto en peligro la educación de los niños del Perú, yo le solicito al Poder Judicial y al Ministerio Público que evalúen esta situación porque no solamente los hechos de sangre deben ameritar detención o prisión, sino este tipo de delitos que también comprometen el futuro de toda la niñez”, agregó

Chang informó que el examen se reprogramó para el 27 de febrero y participarán más de 173 mil maestros de todo el país. Para esta fecha, solicitó que la Fiscalía y la Policía rinden las garantías del caso.

Liberan a maestros  La Primera Fiscalía Provincial de San Juan de Lurigancho dispuso que los tres profesores detenidos con una copia de la prueba para el nombramiento a la Carrera Pública Magisterial fueran liberados."No soy un delincuente. Son evaluaciones que de antemano son vox populi, que salen antes de que sean efectuados", indicó Pedro Quispe Hernández, uno de los implicados en el caso.
Afirmó que su intención era alcanzar una plaza en el Magisterio, por lo que compró la prueba como lo hicieron muchas otras personas más y que debido al alto costo de la copia, convocó a sus compañeras Mónica Tapia Alarcón y María Cabanillas Reyes para que lo apoyaran económicamente. 

Prueba costaba  S/.1,500 

Durante los interrogatorios en la sede policial, ellos aseguraron haber pagado S/.1,500 cada uno, por  el cuestionario completo de la prueba, pero además han proporcionado algunos nombres de las personas que estaban comercializando el examen. La Primera Fiscalía Provincial de San Juan de Lurigancho ordenó que se amplíen las investigaciones.