viernes, 6 de julio de 2012

Director de Sismología del IGP dictó Conferencia en San Juan de Lurigancho
"Prevengan y planifiquen sus construcciones....la tierra no tiembla por gusto"                                                                                                      El doctor Hernando Tavera, investigador científico y director de Sismología del Instituto Geofísico del Perú (IGP). alertó a la población sobre un posible sismo de grandes magnitudes. Obviamente no precisó la fecha y hora exacta, pero sí pudo explicar el comportamiento de la Tierra de acuerdo a los registros que lleva el Instituto Geofísico del Perú año tras año. Lamentablemente, recurriendo a las estadisticas y archivos, su comportamiento es similar al que antecede a un sismo, son muchas las reglas que se están cumpliendo e indica que "seremos afectados por uno de gran escala"
Durante la Conferencia Magistral sobre el Silencio Sísmico en la Costa de Lima, realizada en San Juan de Lurigancho,  el especialista señaló que en este momento urge una política de educación en prevención a todo nivel, dando libertad a las instituciones públicas de ejercitar simulacros en el mayor número posible, y que los padres de familia asuman el reto de prepararse adecuadamente cada fin de semana.
Sin embargo, poca importancia se le da a las advertencias de los científicos: las personas siguen construyendo sus casas como les da la gana, sin seguir los pasos seguros de construcción,  las empresas inmobiliarias continúan construyendo en espacios donde las municipalidades no deberían permitir construcción alguna "Esas edificaciones mayormente abundan en los barrios populares de nuestra capital, esa informalidad puede hacernos pagar precios muy altos como la vida de nuestros seres queridos ya que muchas de esas viviendas no fueron construidos por un especialista sino por alguien que no tiene los mínimos requisitos de estudio en materia de construcción. También en los balnearios, los bosques de cemento siguen invadiendo el suelo arenoso e inestable, al igual que en los acantilados",dijo.
-¿Por qué las municipalidades no apuestan por la exigencia de sus construcciones?
 Debido a que no cuentan con personal calificado para dicho trabajo, o porque quizás tienen muchas limitaciones, pero deben hacer algo porque acá en San Juan de Lurigancho veo que las casas que originalmente eran de dos pisos, ahora son de cuatro sin más columnas o vigas que puedan soportar.
Lo ocurrido en Chile y Japón y lo que está ocurriendo diariamente en Lima (ya van más de 100 sismos en lo que va del año) nada nos enseña. En Japón por ejemplo,  al lado de cada playa hay avisos alertando que a cada 100 mt. Hay un muro de contención y  vías de acceso a ellas. Es más, hay dos muros de contención. Lo ocurrido el año pasado, superó lo planificado, sembrado muerte y desolación pese a las medidas de prevención instaladas.  En nuestras playas, los bañistas no tienen como subir a los acantilados. Hay pocas vías de acceso para salvarse si ocurriese un tsunami. Simplemente visite la costa verde y/o Chorrillos y lo podrá comprobar.
 ¿Qué pasa si ocurre un sismo en las costas de Lima? Simplemente la ciudad de Lima desaparecería, por la precariedad de las construcciones.“En nuestra capital el riesgo se incrementa debido, principalmente, a la presencia de viviendas construidas sin ayuda técnica y en suelos inadecuados, en áreas de peligro geológico, por ser edificadas con materiales inadecuados o ser muy antiguas (de adobe y quincha)", refirió. Tavera. 
El Callao es un puerto donde abundan casas de hace más de un siglo, lo mismo en el Rímac y el Cercado de Lima. Y nada se hace al respecto. Al contrario bajo el pretexto de ponerlas en valor, no se permite hacerle modificaciones a las estructuras y crean más bien, condiciones para ser lechos de muerte. 
Ejemplo, Chile si aprendió de sus experiencias. Perdieron su Valdivia en el año 1960, ciudad que desapareció por completo, pero aprendieron que lo que causa mayor destrucción, no es un sismo, sino las malas construcciones.
En San Juan de Lurigancho
 Aquí en San Juan de Lurigancho, por el contrario, los cerros siguen siendo invadidos pese a lo inestable de sus suelos y algunos “políticos” utilizando el argumento de dar inclusión y/o mejorar la calidad de vida a la población, generan falsas expectativas, alentando a los pobladores a poseer la ansiada titularización de sus predios, pese a estar ubicados en lugares que aún no han resuelto temas básicos que defensa civil solicita como requisito previo. No es justo aprovechar una necesidad e intentar satisfacerla sin estudios técnicos previos. Es así como surgen los Navarros y los Paredes, que de hecho tienen adeptos. Pero lo único que han conseguido es fomentar más invasiones en los cerros. So pretexto de prevenir riesgos se pretende saltar pasos indispensables de seguridad a toda titulación. La realidad nos demuestra que los cerros ocupados JAMAS  van a ser desalojados. Y que la titulación se va a dar sí o sí. Lo que debe fomentarse entonces, es respetar las leyes, levantando las cargas y construyendo de acuerdo a las normas, para prevenir desastres anunciados. De lo contrario solamente generaremos ataúdes a gran escalas.
"No debemos esperar a que el gobierno haga algo", indica, está demostrado que pese a las advertencias, nada hacen o usted ya sabe cuáles son sus zonas de evacuación. Así que solo nos queda memorizar el slogan: “Defensa civil somos todos”. Asumamos nuestra responsabilidad desde ahora, para no estar luego lamentando lo que ya se nos está advirtiendo de diversas formas. La tierra no tiembla por gusto.
Con Magaly Vera.